SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.38 número1Metástasis extraneurales múltiples de glioblastoma multiforme índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Anales del Sistema Sanitario de Navarra

versión impresa ISSN 1137-6627

Anales Sis San Navarra vol.38 no.1 Pamplona ene./abr. 2015

http://dx.doi.org/10.4321/S1137-66272015000100023 

NOTAS CLÍNICAS

 

Efectos secundarios de la aplicación tópica de un aceite de esencial. Dermatitis alérgica de contacto a aceite de árbol de té

Secondary effects of topical application of an essential oil. Allergic contact dermatitis due to tea tree oil

 

 

R. Santesteban Muruzábal, M. Hervella Garcés, M. Larrea García, L. Loidi Pascual, A. Agulló Pérez, I. Yanguas Bayona

Servicio de Dermatología. Complejo Hospitalario de Navarra

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

Fundamento. El aceite de árbol de té es un aceite esencial, cuyo uso está aumentando en nuestro medio, tanto por sus supuestos efectos medicinales, como por sus propiedades aromáticas. Se describe nuestra experiencia en dermatitis alérgica de contacto tras la aplicación de este aceite.
Material y Métodos. Cinco pacientes en los últimos 5 años (0,4% de todos los pacientes estudiados en consulta especializada) reaccionaron a una concentración de 5% de aceite de árbol de té en vaselina.
Resultados. Todos los pacientes presentaron reacciones fuertes, y en todos los casos éstas fueron consideradas relevantes. Tres de ellos reaccionaron también a d-limoneno oxidado, uno de los componentes del aceite de árbol de té, que está presente en nuestra serie estándar.
Conclusiones. Se han descrito diversos casos en la literatura de dermatitis alérgica de contacto al aceite de árbol de té, pero hasta hace poco ha sido infrecuente en nuestro medio. Con el aumento de popularidad de terapias alternativas y naturales hemos sido testigos de varios casos de sensibilización a este aceite esencial, que había sido utilizado para tratar varias enfermedades de la piel supuestamente "infecciosas", pero que eran muy probablemente diferentes formas de dermatitis.

Palabras clave: Dermatitis alérgica de contacto. Alergeno. Melaleuca alternifolia. Aceite de árbol de té.


ABSTRACT

Background. Tea tree oil is an essential oil, whose use is increasing in our setting, due both to its supposed medicinal effects and to its aromatic properties. We describe our experience with allergic contact dermatitis following the application of this oil.
Material and methods. Five patients in the last 5 years (0.4% of all the patients studied in specialized consultation) reacted to a 5% concentration of tea tree oil in Vaseline.
Results. All the patients presented strong reactions, and in all cases these were considered relevant. Three of them also reacted to oxidized d-limonene, one of the components of tea tree oil, which is present in our standard series.
Conclusions. Different cases have been described in the literature on allergic contact dermatitis due to tea tree oil, but until recently it was infrequent in our setting. With the increased popularity of alternative and natural therapies we have witnessed several cases of sensitization to this essential oil, which had been used to treat several supposedly "infectious" skin diseases, but which were very probably different forms of dermatitis.

Key words: Allergic contact dermatitis. Allergen. Melaleuca alternifolia. Tea tree oil.


 

Introducción

El uso de remedios naturales procedentes de plantas, como los aceites esenciales, está aumentando su popularidad en nuestra población por la percepción de sus beneficios terapéuticos, y por la creencia de algunas personas de encontrarse exentos de efectos secundarios. Los aceites esenciales son sustancias aromáticas extraídas de flores, madera o plantas por diversos modos, siendo su composición muy variable, incluso cuando proceden de la misma especie vegetal1. El aceite de árbol de té (AAT) es uno de estos productos cuyo uso ha aumentado en los últimos tiempos1. Se trata de un aceite esencial, una mezcla compleja de hidrocarburos terpénicos y alcoholes terciarios destilada de las hojas del árbol denominado Melaleuca alternifolia1-4, procedente de Australia, de la familia Myrtaceae5, que incluye alrededor de 3000 especies1. Se utiliza por sus beneficios medicinales, ya que se le atribuye capacidad antisépica6, antifúngica7,8 y antiviral9. Lo más frecuente es encontrarlo en productos de aplicación tópica, con una concentración que varía entre un 5 y un 10%5. Cada vez podemos ver más este aceite esencial como ingrediente de diversos remedios naturales, cosméticos y productos del hogar, que incluyen desde aceites de masajes, velas aromáticas, enjuagues bucales, detergentes, suavizantes y cremas hidratantes o productos de higiene personal1,2,5,10.

Se presenta el caso de cinco pacientes que en los últimos 5 años (0,4% de todos los pacientes estudiados en la consulta de eccemas del Servicio de Dermatología de nuestro hospital) reaccionaron a una concentración del 5% de ATT en vaselina en la serie de cosméticos (Chemotechnique, Vellinge, Suecia), y tres de ellos también al producto propio. En todos los casos, los pacientes se habían aplicado el AAT para tratar diversas dermatosis que presentaban previamente.

 

Casos Clínicos

Caso 1. Mujer de 54 años que consultó por eccema de párpados, por lo que había realizado tratamiento tópico con clobetasol, pimecrolimus y aceite de árbol de té, sin mejoría. Como antecedentes personales destacaban eccema dishidrótico en la infancia y asma alérgico. Se realizaron pruebas alérgicas de contacto con lectura en D2, D4, aplicando la serie estándar del GEIDAC (Grupo Español para el Estudio de la Dermatitis de Contacto y Alergia Cutánea) ampliada y la serie de cosméticos. Se observó una reacción positiva a d-limoneno oxidado (D2 +, D4+), y a aceite de árbol de té, tanto al 5% en vaselina como al producto propio (D2 +++, D4++). (Fig. 1a). El diagnóstico fue de DCA a aceite de árbol de té, con relevancia presente, en paciente de base atópica.

Caso 2. Varón de 14 años, que consultó por presentar placas eritematovesiculosas pruriginosas en dorso de ambos pies tras la aplicación de aceite de árbol de té. Previo a estas lesiones, el paciente se había aplicado varios tratamientos (Fenergan®, hojas de nogal, Linitul®, Betamicoter®), para tratar unas lesiones cutáneas que presentaba desde hace meses, en forma de exfoliación-piqueteado. No antecedentes personales ni familiares de atopia, únicamente destacaba hiperhidrosis leve de pies. Las pruebas de contacto con la serie estándar del GEIDAC ampliada y productos propios revelaron reacción positiva a aceite de árbol de té (5% en vaselina) y aceite de árbol de té propio (D2+++, D4+++) y Fenergan® (D2+, D4+++) (Fig 1.b). El diagnóstico principal fue de DCA a aceite de árbol de té, más una DCA a Fenergan® (prometazina), como agravante.

 

 

Caso 3. Mujer de 33 años no atópica y sin antecedentes de interés, que consultó por placa eritematodescamativa pruriginosa en región pretibial izquierda, que apareció tras la aplicación de aceite de árbol de té, Mytosil® y Canesten® en una herida que presentaba previamente. Se realizaron pruebas alérgicas de contacto con series estándar, antifúngicos y productos propios, que demostraron reacción a aceite de árbol de té (5% en vaselina) y aceite de árbol de té propio (D2+++, D4++), y d-limoneno (D2 ++ y D4 ++). (Fig. 2a). El diagnóstico fue de DCA a aceite de árbol de té.

Caso 4. Mujer de 53 años sin antecedentes de interés que consultó por lesiones eritematovesiculosas muy pruriginosas en manos y pies, que cursaban en brotes. Se realizaron pruebas alérgicas de contacto, aplicando la serie estándar del GEIDAC ampliada, serie de calzado y antifúngicos, así como aceite de árbol de té (5% en vaselina, Chemotechnique), ya que tras interrogar a la paciente reconoció aplicárselo en pies y manos ocasionalmente. Se detectaron reacciones positivas a aceite de árbol de té (5% vaselina) (D2+++, D4+++), y a d-limoneno oxidado (D2+, D4+++). (Fig. 2b). El diagnóstico fue de DCA a aceite de árbol de té.

 

 

Caso 5. Mujer de 49 años sin antecedentes de interés que consultó por lesiones eccematosas pruriginosas en ambos brazos de semanas de evolución. Se realizaron pruebas alérgicas de contacto aplicando la serie estándar del GEIDAC ampliada, así como aceite de árbol de té (5% en vaselina, Chemotechnique), ya que en la anamnesis la paciente reconoció tenerlo en casa y aplicárselo ocasionalmente. La lectura del D2 demostró reacción positiva con (+) a aceite de árbol de té (5% pet), que se hizo más intensa el D4 (++). El diagnóstico fue de DCA a aceite de árbol de té.

 

Discusión

Todos los casos que se presentan tuvieron reacciones fuertes al aceite de árbol de té (5% en vaselina), y tres de ellos también para el producto propio que pudieron aportar. Estos resultados positivos indiscutibles no son habituales, ya que las reacciones muy intensas, clínicamente vesiculoampollosas, o de (++/+++) son infrecuentes en las alergias de contacto a derivados de plantas. En todos los pacientes los resultados fueron considerados de relevancia presente, es decir, en todos los casos la alergia a este aceite esencial justificaba la sintomatología por la que consultaban los pacientes. Tres de ellos tuvieron una prueba positiva para d-limoneno oxidado, alergeno considerado un marcador de alergia a fragancias y que a menudo se testa dentro de la serie estándar, y que se sabe que es uno de los componentes del AAT. En el estudio de una DAC los resultados positivos a d-limoneno podrían ser la clave para la sospecha de una posible alergia de contacto a AAT, ya que en muchas ocasiones los pacientes desconocen que este aceite forma parte de múltiples remedios naturales y cosméticos que utilizan con frecuencia.

Aunque el AAT contiene más de 100 compuestos4, su principal componente es el terpinen-4-ol2,4,11,12, al que se atribuye la mayor actividad antimicrobiana1. Actualmente su composición se regula por una norma internacional, que establece cantidades máximas y/o mínimas para 14 componentes del aceite (International Organization for Standarization, 1996), y define por lo menos un 30% de terpinen 4-ol y no más de un 15% de 1.8 cineol13. Los factores que pueden alterar la composición del AAT son varios, incluyendo el proceso de destilación y oxidación. La capacidad para sensibilización del AAT aumenta según se incrementa su oxidación10, de forma que el AAT oxidado tiene una capacidad de sensibilización que puede ser 3 veces mayor que el AAT natural14. Esta oxidación del AAT puede producirse simplemente abriendo diariamente un bote que lo contenga10, por su exposición a la luz y el aire, y siendo este el comportamiento habitual de los usuarios de este aceite, podríamos considerar que los productos propios de los pacientes son en realidad más alergénicos que los preparados recién salidos al mercado14.

El AAT resulta tóxico si se ingiere4,13, y puede producir síntomas como vómitos, diarrea, alucinaciones o coma5, sin embargo, generalmente se considera como un producto seguro en su uso tópico, y el mayor problema respecto a sus efectos secundarios en este tipo de uso es su potencial para inducir DAC5. Se han estudiado diversos componentes de este aceite como posibles alergenos de la dermatitis de contacto, entre los que estarían 1,8-cineole, d-limonene, α-terpinene, aromadendrene, terpinen-4-ol, α-phellandrene, p-cymene, α-pinene, terpinolene, α-terpinene, ascardiole, y 1,2,4-trihydroxi methane, todos ellos sensibilizantes demostrados1-3,5,10,14. Sin embargo, resulta muy complejo definir con exactitud cuáles de estos componentes son los responsables de la DAC, ya que hablamos de más de 100 sustancias químicas, con la dificultad añadida de que el número de éstas y su concentración varían según cada producto, y en muchas ocasiones no se etiquetan con fiabilidad5.

Se han descrito reacciones cutáneas muy variables tras la aplicación tópica de AAT, tanto irritativas: prurito, eritema, como alérgicas, incluyendo presentaciones tipo eritema multiforme-like, enfermedad IgA lineal, o reacciones sistémicas de hipersensibilidad1,4,15. También se han descrito reacciones anafilácticas tras aplicaciones tópicas1. Los casos afectan por igual a ambos sexos, y no parece existir predilección por ningún área específica1,5.

Varios casos de DAC a AAT han sido descritos en la literatura, sin embargo, hasta hace poco tiempo la alergia de contacto a este aceite esencial ha sido infrecuente en nuestro medio. El aumento de la demanda de aceites esenciales, como el del árbol de té, por sus supuestos beneficios naturales y sus sustancias aromáticas, conlleva un aumento paralelo de las reacciones cutáneas producidas por su uso tópico, por lo que es importante su investigación ante esta sintomatología, así como la educación de la población de la no inocuidad de estos productos. Debido a que los pacientes muchas veces no admiten haber utilizado tratamientos "naturales", los médicos deben ser conscientes del incremento de uso de estos aceites por parte de la población y sus efectos secundarios.

 

Bibliografía

1. Crawford GH, Sciacca JR, James WD. Tea tree oil: cutaneous effects of the extracted oil of Melaleuca alternifolia. Dermatitis 2004; 15: 59-66.         [ Links ]

2. Knight TE, Hausen BM. Melaleuca oil (tea tree oil) dermatitis. J Am Acad Dermatol 1994; 30: 423-427.         [ Links ]

3. Christoffers WA, Blömeke B, Coenraads PJ, Schuttelaar ML. Co-sensitization to ascaridole and tea tree oil. Contact Dermatitis 2013; 69: 187-189.         [ Links ]

4. Pazyar N, Yaghoobi R, Bagherani N, Kazerouni A. A review of applications of tea tree oil in dermatology. Int J Dermatol 2013; 52: 784-790.         [ Links ]

5. Larson D, Jacob SE. Tea tree oil. Dermatitis 2012; 23: 48-49.         [ Links ]

6. Bassett I, Pannowitz D, Barnetson R. A comparative study of tea tree oil versus benzoylperoxide in the treatment of acne. Med J Aust 1990; 153: 455-458.         [ Links ]

7. Nenoff P, Haustein UF, Brandt W. Antifungal activity of the essential oil of Melaleuca alternifolia (tea tree oil) against pathogenic fungi in vitro. Skin Pharmacol 1996; 9: 388-394.         [ Links ]

8. Satchell AC, Saurajen A, Bell C, Barnetson RS. Treatment of dandruff with 5% tea tree oil shampoo. J Am Acad Dermatol 2002; 47: 852-855.         [ Links ]

9. Bishop CD. Anti-viral activity of the essential oil of Melaleuca alternifolia. J Essential Oil Res 1995; 7: 641-644.         [ Links ]

10. Aberer W. Contact allergy and medicinal herbs. J Dtsch Dermatol Ges 2008; 6: 15-24.         [ Links ]

11. Rubel DM, Freeman S, Southwell IA. Tea tree oil allergy: what is the offending agent? Report of three cases of tea tree oil allergy and review of the literature. Australas J Dermatol 1998; 39: 244-247.         [ Links ]

12. Carson CF1, Riley TV. Safety, efficacy and provenance of tea tree (Melaleuca alternifolia) oil. Contact Dermatitis 2001; 45: 65-67.         [ Links ]

13. Hammer KA1, Carson CF, Riley TV, Nielsen JB. A review of the toxicity of Melaleuca alternifolia (tea tree) oil. Food Chem Toxicol 2006; 44: 616-625.         [ Links ]

14. Rutherford T, Nixon R, Tam M, Tate B. Allergy to tea tree oil: retrospective review of 41 cases with positive patch tests over 4.5 years. Australas J Dermatol 2007; 48: 83-87.         [ Links ]

15. Khanna M, Qasem K, Sasseville D. Allergic contact dermatitis to tea tree oil with erythema multiforme-like id reaction. Am J Contact Dermat 2000; 11: 238-242.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Raquel Santesteban Muruzábal
Complejo Hospitalario de Navarra
C/ Irunlarrea, 3
31008 Pamplona. Navarra
Email: raquel.santesteban@hotmail.com

Recepción: 28 de octubre de 2014
Aceptación provisional: 12 de enero de 2015
Aceptación definitiva: 19 de enero de 2015

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons