SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.14 número3 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Educación Médica

versión impresa ISSN 1575-1813

Educ. méd. vol.14 no.3 Barcelona set. 2011

 

EDITORIAL

 

Responsabilidad social en la formación de los médicos

Social responsibility in the training of physicians

 

 

Arcadi Gual

Director de la Fundación Educación Médica (FEM). Profesor de la Facultad de Medicina de la Universitat de Barcelona.

Dirección para correspondencia

 

 

La conciencia de que las organizaciones tienen 'responsabilidad social' y por tanto deben ajustar sus actuaciones conforme dicha responsabilidad ha ido creciendo en el último siglo por una serie de razones de las que no son ajenos los cambios sociales, las fluctuaciones económicas o el desarrollo tecnológico. En realidad, el término 'responsabilidad social' se empezó a utilizar por todo tipo de organizaciones en la década de los setenta, aunque como 'responsabilidad corporativa' ya se utilizaba por las organizaciones empresariales desde mucho antes. Hoy día, todo tipo de organizaciones o instituciones, privadas, públicas e incluso la administración, no sólo exigen alinearse con la responsabilidad social, sino que tienen a gala cumplir con ella.

Pero desde Educación Médica nos gustaría reflexionar sobre la responsabilidad social en la formación de los médicos: ¿a qué nos referimos con el término 'responsabilidad social'?, ¿qué organizaciones tienen responsabilidad social en referencia a la formación de los médicos?, ¿qué grado de cumplimiento en la responsabilidad social tienen las organizaciones/instituciones responsables de la formación de los médicos?

La Fundación Educación Médica se ha planteado estas y otras cuestiones relacionadas y ha puesto en marcha un trabajo de posicionamiento sobre el tema que, muy avanzado ya, se presentará en breve. Sirvan estos apuntes como prólogo a la reflexión sobre la responsabilidad social de las instituciones responsables de la formación del médico, que sin duda es una de las cuestiones de mayor transcendencia para el futuro de la atención sanitaria de nuestra ciudadanía.

Según la norma internacional ISO 26000, 'responsabilidad social' es la responsabilidad de una organización o institución ante los impactos que sus decisiones y actividades ocasionan en su entorno, la sociedad y el medio ambiente, mediante un comportamiento ético y transparente que:

- Contribuya al desarrollo sostenible, incluyendo la salud y el bienestar de la sociedad.

- Tome en consideración las expectativas de sus partes interesadas.

- Cumpla la legislación aplicable y sea coherente con la normativa internacional de comportamiento.

- Esté integrada en toda la organización y se lleve a la práctica en sus relaciones.

A pesar de que la responsabilidad social implica el respeto y acatamiento a la legalidad y el cumplimiento de las obligaciones vinculantes, también conlleva en muchas ocasiones ir más allá del cumplimiento de estas leyes así como el reconocimiento de obligaciones no legalmente vinculantes. Las demandas sociales son cambiantes y la sociedad no demanda hoy lo que exigía ayer ni lo que pedirá mañana. Precisamente el uso y reconocimiento de la demanda social terminará generando nuevas normas y, si cabe, nuevas leyes, pero son las instituciones y organizaciones que sirven y están en contacto directo con la ciudadanía las que deben mostrar sensibilidad a las nuevas demandas y así mostrar el camino que el legislador debe sancionar. La responsabilidad social, pues, no es inmutable en el tiempo, sino cambiante al paso de las demandas del ciudadano.

El que una organización aborde su trabajo ejerciendo la responsabilidad social no es más que maximizar su contribución al desarrollo sostenible. No existe una lista de principios que defina la responsabilidad social; sin embargo (ISO 26000), se aceptan unos principios básicos y otros principios específicos que las organizaciones comprometidas con la responsabilidad social deberían respetar. Los primeros incluyen: rendición de cuentas, transparencia, comportamiento ético, respeto a los intereses de las partes, respeto al principio de legalidad, respeto a la normativa internacional de comportamiento y respeto a los derechos humanos. Entre los segundos, más operativos y más aplicados a la toma de decisiones y actuaciones del día a día, encontramos: gobernanza de la organización, derechos humanos, prácticas laborales, medio ambiente, prácticas justas de operación (conducta ética), asuntos de consumidores (proporcionar educación e información precisa, etc.), y participación activa y desarrollo de la comunidad.

En la formación de los médicos participan diferentes organizaciones, públicas y privadas, en las que la aplicación de cada uno de estos principios, tanto los básicos como los específicos, puede resultar más o menos pertinente, aunque en una visión amplia todos ellos son aplicables en alguna medida. Por su especial pertinencia me limitaré a comentar un principio básico, la rendición de cuentas (accountability), y un principio específico, la gobernanza.

La rendición de cuentas, o condición de responder por decisiones y actividades ante los órganos de gobierno de la organización, autoridades competentes y en sentido amplio ante las partes interesadas, adquiere su mayor amplitud cuando entendemos que la parte interesada es la ciudadanía. Pero justo aquí, al referirnos a la ciudadanía y no a una autoridad competente que tenga una ventanilla para el registro de entrada, es donde más debemos vigilar que por relajamiento o por comodidad deje de cumplirse este compromiso. Es necesario redoblar esfuerzos para hacer transparentes las decisiones y actividades y para comunicarlas y difundirlas con la mayor claridad y en los plazos y tiempos apropiados.

La gobernanza, entendida como sistema por el cual una organización toma e implementa decisiones para lograr sus objetivos, es sin duda el factor más importante para hacer que una organización se responsabilice del impacto de sus decisiones y actividades y, por tanto, constituye el factor clave para integrar la responsabilidad social en la organización. En la formación de los médicos los responsables de algunas organizaciones están tan lejos del producto final -los médicos- como de la ciudadanía y sus necesidades. No es extraño, pues, que el producto resultante se acerque más a algunos intereses corporativos que a las necesidades sociales. Ni una sombra de endogamia debe aparecer si realmente estamos comprometidos con la responsabilidad social. La gobernanza de nuestras estructuras docentes debe distinguir claramente entre quién marca los objetivos y el camino por donde se quiere ir, lo que en una empresa sería su consejo de administración, de lo que es la dirección ejecutiva que toma decisiones y ejecuta actividades para obtener los resultados que le han fijado.

¿Los órganos de gobierno de las instituciones responsables de la formación de los médicos cumplen con su responsabilidad social? ¿Escuchan, toman decisiones y ejecutan actividades para alcanzar la demanda social o lo hacen en función de otros intereses? ¿Qué es más probable que suceda y qué es más socialmente responsable: que un consejo de administración destituya a su director ejecutivo o que éste pida la dimisión del consejo de administración? ¿Saben los gestores de la formación de los médicos qué es la gobernanza socialmente responsable?

 

 

Dirección para correspondencia:
Arcadi Gual Sala.
Departamento de Ciencias Fisiológicas.
Facultad de Medicina.
Universitat de Barcelona. Barcelona, España.
E-mail: agual@ub.edu

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons