SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.18 issue4Work-related commom mental disorders in Navarra, Spain (2009-2012)Timo Partanen, 1938-2015 author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

My SciELO

Services on Demand

Journal

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Archivos de Prevención de Riesgos Laborales

On-line version ISSN 1578-2549

Arch Prev Riesgos Labor vol.18 n.4 Barcelona Oct./Dec. 2015

http://dx.doi.org/10.12961/aprl.2015.18.4.05 

CARTAS A LA DIRECTORA

 

Cáncer de escroto: primera neoplasia profesional

Scrotal cancer: the first occupational cancer

 

 

Dirección para correspondencia

 

 

Directora,

En este año se cumplen 240 años de la primera prueba evidente del origen causal de un cáncer y una exposición profesional. El cáncer ha afligido a nuestra especie a lo largo de toda su historia, disponemos de evidencias de cáncer en huesos fosilizados de momias del antiguo Egipto. El origen del término cáncer se atribuye a Hipócrates (460-370 a.C.), que empleó los términos carcinoma y carcinos para referirse a los tumores formados y no formadores de úlceras. La etiología del cáncer fue desconocida para los galenos durante siglos, a lo largo de los siglos XVII y XVIII muchos médicos pensaban que la causa de un cáncer era infecciosa, hasta el punto que el primer hospital dedicado a enfermos con neoplasias se construyó a las afueras de Reims (Francia) para que no se contagiara a la población.

En la Inglaterra de los siglos XVII y XVIII el trabajo de deshollinación de chimeneas era realizado habitualmente por niños y hombres que se introducían, en ocasiones desnudos, por chimeneas estrechas y abrasadoras. En general, solía preferirse a los niños porque su menor tamaño facilitaba el acceso a la chimenea. En 1775 el cirujano inglés Percival Pott (1714-1788) señaló la relación existente entre el cáncer de escroto y los deshollinadores, atribuyéndose la neoplasia al hollín y al alquitrán que se incrustaba en la ropa y en el escroto1. Esta observación suponía la primera asociación entre una neoplasia y una exposición laboral. Pott observó que los pacientes afectos de esta enfermedad desarrollaban en la parte inferior del escroto una llaga superficial, dolorosa, de mal aspecto, con bordes duros y elevados que en poco tiempo invadía la piel del dartos y las membranas del escroto, alcanzando el testículo. Hasta ese momento se pensaba que el origen de esta enfermedad, a la que se denominaba "verruga del hollín" tenía un origen venéreo2.

Curiosamente, este tipo de neoplasia era desconocida en el resto de Europa, ya que en algunos países los deshollinadores tomaban una serie de medidas preventivas. Así por ejemplo, en Alemania los deshollinadores llevaban una prenda ceñida a las muñecas, que les cubría el cuerpo de la cabeza a los pies, lo cual evitaba que el hollín entrase en contacto con el cuerpo.

A pesar de la publicación de Pott, los informes sobre la necesidad de prevenir incendios en las chimeneas se emplearon para retrasar la adopción de medidas sobre el trabajo de los niños en este sector hasta el año 18401. En 1892 el Britis Medical Journal publicó un artículo titulado "Por qué limpiadores de chimeneas de otros países no sufren cáncer de escroto", en el cual se ponía de manifiesta la contradicción de producción de conocimientos científicos y aplicación de los mismos. No fue hasta 1920, 150 años después de la publicación de Pott, cuando se dispuso de la primera evidencia experimental de carcionógenesis por hollín.

 

Pedro Gargantilla Maderaa,b y Noelia Arroyo Pardob
a Servicio de Medicina Interna, Hospital de El Escorial de Madrid.
b Universidad Francisco de Vitoria, Madrid.

 

Bibliografía

1. Waldron HA. A brief history of scrotal cancer. Br J Ind Med. 1983;40(4):390-401.         [ Links ]

2. Pott P. Chirurgical observations relative to... cancer of the scrotum. CA: A Cancer Journal for Clinicians. 1974;24: 110-116.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Pedro Gargantilla Madera
Servicio de Medicina Interna,
Hospital de El Escorial de Madrid.

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License