SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.10 issue5 author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

My SciELO

Services on Demand

Article

Indicators

Related links

  • On index processCited by Google
  • Have no similar articlesSimilars in SciELO
  • On index processSimilars in Google

Share


Medicina Oral, Patología Oral y Cirugía Bucal (Ed. impresa)

Print version ISSN 1698-4447

Med. oral patol. oral cir. bucal (Ed.impr.) vol.10 no.5 Valencia Nov.-Dec. 2005

 

Epidemiología de la patología de la mucosa oral más frecuente en niños
Epidemiology of the most common oral mucosal diseases in children

 

Mº del Rosario Rioboo Crespo (1), Paloma Planells del Pozo (2), Rafael Rioboo García (3)

(1) Licenciada en Odontología, profesora colaboradora honorífica del departamento IV de Odontología
(2) Profesora titular de Odontopediatría
(3) Catedrático de Odontología Preventiva y Comunitaria. U.C.M.

Correspondencia:
Rafael Rioboo García,
Departamento IV de la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid.
Plza Ramón y Cajal s/n 28040 Madrid.
Tlf: 913941931- Fax:913941940
E-mail:
rafaelrioboo@yahoo.es

Recibido: 20-08-2004 Aceptado: 15-04-2005

Rioboo-Crespo MR, Planells-del Pozo P, Rioboo-García R. Epidemiology of the most common oral mucosal diseases in children. Med Oral Patol Oral Cir Bucal 2005;10:376-87.
© Medicina Oral S. L. C.I.F. B 96689336 - ISSN 1698-4447

 

RESUMEN

El odontólogo responsable de tratar al niño debe tener en cuenta la posibilidad de encontrar cualquier condición patológica a nivel de la mucosa oral sobre todo a edades tempranas. Por ello, hemos tratado de aunar en nuestro estudio tanto la información más actualizada como nuestra propia experiencia para intentar ofrecer los datos de mayor interés, desde el punto de vista epidemiológico, que nos permita diagnosticar la patología de la mucosa oral más frecuente en la población infantil. Los estudios epidemiológicos realizados estos últimos años han mostrado la dispar apreciación de los diferentes investigadores y una gran variabilidad en las prevalencias de las lesiones mucosas orales en las diferentes zonas del mundo. Tanto lo expuesto con anterioridad como la falta de uniformidad en los criterios de elaboración de los estudios epidemiológicos explica que el porcentaje de las lesiones orales observadas en los diferentes grupos de niños estudiados nos ofrezcan una gran variabilidad con porcentajes comprendidos entre el 4,1% y 52,6%. Las lesiones que más frecuentemente han sido tenidas en cuenta por los diferentes autores y que más aparecen en los diferentes estudios son: la estomatitis aftosa recurrente, el herpes labial, la lengua fisurada, la lengua geográfica, la candidosis oral y las lesiones traumáticas, con prevalencias que respectivamente muestran rangos de 0,9% al 10,8%, del 0,78% al 5,2%, del 1,49% al 23%, del 0,60% al 9,8% y del 0,01% al 3,7%. Frente a la gran cantidad de alteraciones que podemos encontrarnos, debemos ser capaces de detectar dichas lesiones y llevar a cabo un correcto diagnóstico diferencial, eslabón esencial del plan de tratamiento.
La siguiente exposición tiene como fin, basándonos en una revisión de los diferentes estudios nacionales e internacionales, aportar datos sobre la patología de la mucosa oral más significativa de la población infantil en cuanto a prevalencia y diagnóstico diferencial.

Palabras clave: Lesiones de la mucosa oral, población infantil, epidemiología, diagnóstico diferencial.

 

ABSTRACT

Dentists who treat children must be alert to the possibility of finding diseases of the oral mucosa, especially in younger children. The present study aimed to review the most updated information and the experience of our group in order to yield epidemiological data that assist diagnosis of the most common diseases of the oral mucosa in children. Recent epidemiologic studies have shown a wide variability in the prevalence of oral mucosal lesions in different regions of the world and have led researchers to draw disparate conclusions. Moreover, studies have not been designed using standard criteria, further explaining the wide variability in the percentage of different groups of children with oral lesions, which ranges from 4.1 to 52.6%. The lesions most frequently considered by authors and that most often appear in the different studies are: recurrent aphthous stomatitis (0.9-10.8%), labial herpes (0.78-5.2%), fissured tongue (1.49-23%), geographic tongue (0.60-9.8%), oral candidiasis (0.01-37%) and traumatic injury (0.09%-22.15%). Dentists must be able to detect any of the numerous possible disorders and perform the correct differential diagnosis, key to the treatment plan.
The aim of this paper, based on a review of the different national and international studies, is to contribute data on the most important oral mucosal diseases in the paediatric population in terms of prevalence and differential diagnosis.

Key words: Oral mucosal lesions, paediatric population, epidemiology, differential diagnosis.

 

 

INTRODUCCIÓN

Frente a la gran cantidad alteraciones que podemos encontrarnos en la mucosa de la boca del niño, debemos ser capaces de detectar dichas lesiones, llevar a cabo un correcto diagnóstico y un apropiado tratamiento (1). Una conducta inadecuada al realizar tanto una exploración convencional de la mucosa oral como al establecer el diagnostico diferencial de las lesiones puede suponer el pasar por alto lesiones importantes o el indicar un tratamiento inadecuado (2).

Los estudios realizados en la población infantil son realmente escasos a diferencia de los estudios epidemiológicos que versan sobre la caries y enfermedad periodontal. Y es que, pese a los esfuerzos realizados por distintos estamentos, para ofrecer una sistemática apropiada para la colección de datos, emergen una serie de problemas metodológicos que aún no han obtenido la respuesta correcta.

Además, en España nos encontramos con la casi total ausencia de los estudios epidemiológicos que analizan específicamente la prevalencia de las lesiones orales en niños, exceptuando algunos estudios como el realizado en Oviedo en una población infantil de 6 años.

ESTUDIOS DE PREVALENCIA DE LAS LESIONES MUCOSAS DE LA POBLACIÓN INFANTIL

Los estudios epidemiológicos realizados a lo largo de estos últimos años, han mostrado una variación considerable en la prevalencia de las lesiones mucosas orales en diferentes zonas de todo el mundo. Para obtener una idea general de la frecuencia de aparición de las lesiones que más comúnmente se presentan en la cavidad bucal infantil, vamos a exponer un cuadro con un resumen de algunos de los estudios realizados en distintas poblaciones y por distintos autores (tabla I).

Los problemas de tipo metodológico y no banales han sido muchos cuando se ha tratado de revisar la literatura actual en este campo, de modo que no se ha llegado aún a sobrepasar una serie de problemas como lo son la ausencia de protocolos estandarizados y la gran variabilidad de alguno de los componentes de la metodología, llamando la atención la falta de uniformidad. El resultado es, como vemos en la tabla I, la dispar apreciación de los diferentes investigadores y la variabilidad de las prevalencias para cada lesión.(tabla II)

Pese a esto último y teniendo en cuenta las manifiestas peculiaridades raciales y ambientales de cada muestra, el porcentaje de lesiones orales en los niños explorados es similar en los estudios realizados en España, Sudáfrica y Argentina, no estando muy lejos el estudio realizado en Méjico. En cambio, los resultados registrados en EEUU se alejan de manera clara de todos los anteriores lo que puede ser justificado por la discrepancia tanto en los criterios clínicos utilizados como en el tipo de muestra utilizada. Así, se observa que en el protocolo del estudio realizado en España, los autores incluyeron determinada patología como la lengua saburral no incluida en los demás estudios y que se presenta como la lesión más frecuente. En cambio, Kleiman (3) incluía en su estudio las lesiones causadas por el consumo de tabaco no fumado, práctica frecuente en la población adolescente de los EEUU , pero prácticamente inexistente en nuestra sociedad. Ocurre igualmente con otras lesiones que aparecen únicamente en determinadas poblaciones, lo vemos en el estudio realizado recientemente en una comunidad India del Amazonas (Brasil), donde una de las condiciones más frecuente observada es la hiperplasia focal epitelial ausente en las demás poblaciones o los hoyuelos comisurales, muy frecuentes en poblaciones Sudafricana, Argentina o Mejicana pero no considerada en los demás estudios. La ocurrencia de dichas lesiones está directamente relacionada con el modo de vida de las diferentes poblaciones específicas (4).

En general, y tomando como base el estudio realizado en España (5) podemos apreciar las casi coincidencias en varios autores al señalar determinadas patologías como lesiones de aparición más frecuentes en la población infantil. De éste modo, la estomatitis aftosa recurrente, el herpes labial, la lengua geográfica, saburral y escrotal, la candidosis y las lesiones mucosas de origen traumático, son las patologías que más destacan al analizar los resultados expuestos, por lo tanto, su estudio va a ser motivo de nuestro máximo interés.

ESTOMATITIS AFTOSA RECURRENTE (EAR)

Se calcula que más de un tercio de los niños en edad escolar ha experimentado éstas lesiones orales (6). Según Gándara y cols, la prevalencia varía en función del medio en el que se realice el estudio; algunos autores hablan de un 17% y otros de un 45%. En el 13-14%, aparecen las lesiones antes de los 10 años, el 46% entre los 11 y 20 años y un 24% entre los 21 y 30 años (7).

Estudios clínicos han puesto de manifiesto que la EAR parece ser una enfermedad de comienzo infantil y juvenil (8). Lo que coincide con nuestra experiencia.

En un interesante trabajo, Crivelli y cols , investigaron el peso del factor socioeconómico en la presentación de las lesiones de EAR en dos escuelas de distinto nivel socioeconómico. Mientras que en la escuela que tenía un nivel socioeconómico alto, la prevalencia fue del 19% (50% de todas las lesiones observadas en todo ese grupo), en la que presentaba un nivel socioeconómico bajo, la prevalencia fue tan solo del 12% (9). En cambio, en el reciente estudio realizado por Bessa en 2004, no encontraron diferencias significativas entre la prevalencia de las lesiones de EAR y el nivel socioeconómico (10).

Con relación al sexo, parece ser que no existe una predilección clara por uno determinado; no obstante, en algunos estudios se ha comprobado una susceptibilidad discretamente superior en las mujeres (1).

Afecta con menos frecuencia a sujetos de raza negra y aparecen en cualquier época del año, aunque con un ligero predominio en la primavera y en el otoño (7).

HERPES LABIAL RECURRENTE (HLR)

Debido a que las lesiones activas de dichas patologías son recurrentes y pueden no estar presentes en el momento del examen, la prevalencia se evalúa habitualmente apelando a la historia positiva de los individuos (11). Utilizándose, como en el caso de la EAR, diferentes tipos de prevalencia por los distintos autores como:1) Punto de prevalencia promedio (APP); 2)Prevalencia de los dos últimos años (STP); 3)Prevalencia a lo largo de la vida (SLP) y 4)La suma de STP y APP (17).

Autores afirman que esta enfermedad ulcerosa producida por el VHS-1 se presenta aproximadamente en un 33% de los niños de edad escolar. Además, en el estudio epidemiológico realizado por Kleiman (3), se observa que la mayoría de los estudios revisados se efectuaron sobre estudiantes y que la prevalencia en dicho grupo poblacional era del 21% al 38%. Ramos-Gomez (12) califica la infección por herpes simple como una patología común en la infancia que ocurre en un 1’7%-24%.Luego, es una patología que aparece frecuentemente en edad joven.

Analizando también el trabajo de Crivelli y cols (9), se observa que las cifras se invierten curiosamente al considerar las lesiones del HLR en relación con las lesiones de EAR, apareciendo aquellas en el 1% en el grupo de nivel socioeconómico alto y en el 10% en el grupo de nivel socioeconómico bajo.

La afección aparece frecuentemente en pacientes inmunológicamente comprometidos (13). Así, los pacientes con alto riesgo de aparición de recurrencias severas son aquellos tratados con quimioterápicos, fármacos inmunosupresores o pacientes con SIDA.

El porcentaje de SIDA pediátrico en nuestro país era en 1994 del 2’5% del total de los casos declarados, superando el 0’7% estimado a nivel mundial (14). Hoy día, un total de 1,2 millones de niños menores de 15 años conviven con el HIV/SIDA. Cuando se describió el SIDA por primera vez, se concluyó razonablemente que los pacientes afectados iban a ser más susceptibles a padecer infecciones orales, por lo que las manifestaciones orales forman parte de los indicadores iniciales más importantes de la infección por HIV y su progresión a SIDA en niños (12, 15)..

Según el estudio realizado por Diz P. y cols (14), el herpes labial recurrente aparecía como una de las lesiones orales frecuentes halladas en niños infectados por el VIH, observándose en un 5% de los niños estudiados. El reciente estudio realizado por Fine y col (15), en el que compararon la aparición de lesiones orales en un grupo de niños VIH+ con otro grupo de niños VIH-, se observó que el 75% de los niños VIH+ revisados presentaban lesiones orales, pero las lesiones por HLR en el grupo VIH+ se vieron en un porcentaje bajo del 3%, muy parecido al observado en los niños VIH-. En el estudio realizado por Ramos-Gomez (12), en el que se analizaron 91 niños HIV+ y 185 niños HIV, observaron que un 3% del grupo VIH+ presentaba lesiones por HSV frente a un 0% en el grupo HIV-.

No debemos olvidar que patologías como leucemias, linfomas, pacientes con transplantes o con tratamientos con altas dosis de corticoides etc… conllevan la aparición de forma crónica y agresiva de lesiones causadas por el HSV. Bascones A y col detectó que el 40% de los pacientes estudiados con leucemia presentaron infección por VHS (16).

PATOLOGÍA LINGUAL

Los estudios epidemiológicos demuestran que se presentan con gran frecuencia dentro de las lesiones mucosas de la cavidad bucal aunque las prevalencias varían en las diferentes zonas del mundo. Esto es debido a las variaciones raciales, de sexo y edad de la muestra así como los distintos criterios diagnósticos, metodológicos y de procedimiento de los diferentes investigadores (17, 18).

Por otro lado, autores como Kleiman , afirman que el estudio de las diferentes alteraciones de la lengua en poblaciones infantiles no han recibido especial atención (3). En un estudio realizado en Brasil (19), en el que se realizó una revisión de las lesiones orales en 2356 niños (de 0 a14 años) recibidos durante los últimos 15 años en el departamento de patología oral, se encontró que el grupo de lesiones encuadradas dentro de la patología lingual presentaba el porcentaje más bajo del total de las lesiones.

Dentro de la patología lingual, las condiciones que más interés han ocupado en la atención de los autores es la de la lengua geográfica, seguida de la lengua fisurada y la lengua escrotal. En cambio, el estudio de García-Pola (5) llevado a cabo en Oviedo, incluye en su protocolo la lengua saburral como patología, siendo además la lesión de mucosa oral más frecuente.

A continuación describiremos las patologías a las que se refieren los autores como más frecuentes en la población infantil.

LENGUA SABURRAL

La lengua saburral no ha sido considerada como patología por muchos autores. En la mayoría de la bibliografía examinada, ésta no aparece dentro de la larga lista de lesiones o condiciones observadas en los diferentes grupos muestrales (2, 3, 4, 5, 9, 10, 20, 21, 22) y algunos no la consideran ni siquiera dentro de una variación de lo normal (4). En cambio, en el estudio llevado a cabo en Oviedo (5), sí está encuadrada dentro de las lesiones mucosas orales, además de ser la patología más frecuente de la población infantil de 6 años con un porcentaje de 16,02%. Además, observaron la obtención de una relación estadísticamente significativa entre la lengua saburral y la presencia de fístulas dentoalveolares, lo que podría fundamentar que el desarrollo de una lengua saburral pueda estar favorecida por la colonización de gérmenes más agresivos procedentes de las fístulas dentoalveolares.

LENGUA GEOGRÁFICA

La lengua geográfica es, con diferencia, la patología lingual más destacada en los diversos estudios revisados en población infantil.

La lengua geográfica comienza a manifestarse en la infancia, a veces a edades muy tempranas (2) y, de vez en cuando, en la pubertad, con predominio de su presencia en el sexo femenino. Rahamimoff y Muhsam, basados en el examen de 8305 niños en edades tempranas y con exámenes clínicos repetidos (con lo que se obtenía una nueva oportunidad de detectar aquellos casos que no había sido posible localizar en un estudio transversal) hallaron que 1246 de ellos (775 menores de 2 años), padecían de lengua geográfica, lo que significa una incidencia sorpresiva de prácticamente un 15%.

Para Kleiman (3), la lengua geográfica es la tercera lesión lingual mas importante, después de la lengua fisurada y las varricosidades linguales, en cambio, para García-Pola es la tercera lesión más frecuente de entre todas las lesiones mucosas halladas.

Presentamos a continuación un esquema en el que exponemos algunos de los estudios sobre la prevalencia de la lengua geográfica en la población infantil y de diferentes países.

García-Pola (España) (5)………4,48% de los niños de 6 años estudiados.
Sedano y cols (Mexico) (21)…………….2% de los escolares estudiados.
Bessa y cols (Brasil) (10)………………...9,08% de los niños de 0 a 12 años estudiados.
Arendorf y cols (Sudáfrica) (20)…………1,6 de los preescolares estudiados.
Kleiman (EEUU) (3)……………………0,6% de los escolares estudiados.
Bezerra (Brasil) (2)……………………...21% de los niños de 0 a 5 años estudiados.

Vemos que la prevalencia varía de una población a otra (debido a los diferentes criterios clínicos empleados) pero, en la mayoría de los estudios la lengua geográfica se manifiesta como una de las lesiones mas frecuentes.

Algunos autores coinciden en que existe una diferencia entre los diferentes grupos de edades siendo la prevalencia más elevada a edades más tempranas como lo respalda el estudio de Bessa en el que encontraron una prevalencia significativamente mayor en los niños con edades comprendidas entre 0 y 4 años (10).

Por lo común, se afirma que comienza en la infancia (entre los 6 y 12 meses) y que la edad de mayor observación estaría comprendida entre los 4 años y 4 años y medio aproximadamente. Aunque existen autores que sostienen que puede ser diagnosticada en la edad adulta, para Banoczy y col (18), la mayor incidencia se ve por encima de los 40 años, lo que demuestra su persistencia. Así mismo estos autores sugirieron que esta diferencia de prevalencia en las diferentes edades podría indicar que los factores genéticos no participarían en le etiología multifactorial de la lengua geográfica.

LENGUA ESCROTAL

Dentro de la patología lingual es la segunda condición, después de la lengua geográfica, más frecuente observada en varios estudios. Su prevalencia varia de un 0,6% (en Sudafrica) a un 27,7% (en Brasil). Grispan la halló en un 2,4% de 620 niños observados antes de los 12 años, siendo la mayor incidencia a los 8 años y medio (23).

Esta condición pasa de ser la patología mucosa más frecuente observada en niños en los estudios llevados a cabo en Brasil y Mexico (10, 21), a una condición que ni siquiera se ha tenido en cuenta en el estudio realizado en Oviedo.

La lengua fisurada se ha asociado a edades más avanzadas, así lo afirman Banoczy y col (18), tras un estudio en el que analizaron la prevalencia de la patología lingual en una población adulta y tras el que encontraron que la lesión más frecuente era la lengua fisurada con un 18,52%, siendo más frecuente en las mujeres. Aquellos autores afirman que dicha lesión junto a las lesiones atróficas veían aumentadas sus prevalencias conforme avanzaba la edad, mientras que la lengua geográfica aumentaba su prevalencia en los grupos más jóvenes. Del mismo modo, lo afirma Darwazeh (17), en un estudio realizado en Jordania.

Otros autores como Grispan y col (23), Benevides y col (4), sostienen que existe diferencia de prevalencias entre ambos sexos, siendo más frecuente en varones. Y Benavides y col (4) avanzan la idea que se presenta con mayor frecuencia en grupos de edad más avanzada.

Por otro lado, numerosos autores han observado que existe una relación entre la lengua fisurada y lengua geográfica. Incluso existen estudios en los que se considera por separado los casos en los que se da la lengua fisurada junto a lengua geográfica frente a los casos de lengua fisurada sin lengua geográfica, Sedano y col (21), donde afirman que la prevalencia de la lengua fisurada aumenta en los casos que presentan lengua geográfica y viceversa. Esto puede explicarse en base a determinados argumentos que sostienen que existe una asociación genética entre ambas lesiones.

Bessa y col (10), afirman que la prevalencia de dicha condición aumenta tres veces en niños con historia de alergia y que además aparece con más frecuencia en niños con anomalias congénitas extra-orales. Esto nos lleva a presuponer que pueda ser una condición congénita, pero llama la atención que en diversas estadísticas su incidencia aumente con la edad, lo que significa que se va constituyendo y adquiriendo los caracteres clásicos con el crecimiento.

CANDIDOSIS OROFARINGEA

La candidosis orofaríngea es, dentro de las micosis superficiales de la boca, la más importante. Su agente es la Candida albicans que se transforma de comensal a agente patógeno, convirtiéndose en un autentico problema clínico la infección micótica oportunista llamada "la candidosis bucal". Todo esto ocurre cuando los factores predisponentes locales y generales que potencian aquella transformación están presentes y actúan (23).

Ellepola y Samaranayake (24) declaran que la candidosis es la infección fúngica más común que a veces puede manifestarse como un efecto adverso de cierta terapia farmacológica como el uso de corticoesteroides tópicos o inhalados utilizados para el tratamiento del asma bronquial y las enfermedades mucosas orales. Este dato debe tenerse en cuenta ya que estas enfermedades se presentan con relativa frecuencia en niños.

La mayoría de los estudios epidemiológicos realizados sobre la candidosis bucal han arrojado cifras de lo más variado.

Se han investigado la presencia de candida en la población general, así como en muchos grupos diferentes de estudio entre los que se encuentran los recién nacidos, lactantes y niños (25). Las variaciones de los métodos de recolección, los sitios de muestreo, los medios de cultivo, los subgrupos poblacionales y las técnicas de análisis son los causantes de generar gamas de valores relativamente amplias en la prevalencia de candida como comensal. Según la mayoría de los autores, el cultivo denominado "técnica de los cultivos grabados" es el método más fidedigno para constatar la presencia de C albicans (1).

Otro aspecto a tener en cuenta en los estudios epidemiológicos de la candidosis bucal, es el amplio abanico de manifestaciones clínicas, entre las que podemos encontrar los siguientes cuatro tipos: 1) Pseudomembranosa aguda; 2) eritematosa aguda (forma más común en niños); 3) eritematosa crónica y 4) hiperplásica crónica.

Se efectuaron estudios con dos grupos de niños, de tres a cinco y de seis a doce años de edad. Los niños mayores presentaron por lo regular índices más altos del estado de portador que los niños menores (65% y 45% respectivamente). En tales investigaciones se sugirió que la dentición mixta y la presencia concomitante de la película salival pudieran afectar de cierto modo la adherencia de Cándida a la superficie dental (25).

La candidosis se presenta con frecuencia en los lactantes, probablemente debido a su sistema inmunitario inmaduro y a su paso por el canal del parto, sin olvidar la posibilidad de infección exógena fúngica por el chupete, por ejemplo.

Hay una circunstancia actualmente muy a tener en cuenta como es que la candidosis bucal constituye uno de los signos precoces del SIDA. Se ha demostrado que el número de unidades formadoras de colonias de C.albicans aumenta a medida que disminuyen las células CD4; siendo las candidosis eritematosa, candidosis pseudomembranosa y queilitis angular, las formas clínicas más frecuentemente identificada en pacientes con SIDA.

Numerosos estudios han demostrado que la candidosis es la lesión oral más común en niños con SIDA y muy frecuentemente la primera manifestación de la infección por VIH. Se ha expuesto por diferentes autores que la candidosis oral se presenta en el 75% de los casos de infección pediátrica por VIH. De éste modo, la candidosis juega un papel importante para predecir el desarrollo de la infección de VIH en niños (12).

LESIONES TRAUMATICAS

En el estudio de García-Pola (5), las ulceraciones traumáticas ocupan el segundo lugar en el total de lesiones diagnosticadas, se presentan con una prevalencia del 12,17%; esta observación es compatible con el concepto clásico de que las úlceras son las lesiones intrabucales de los tejidos blandos que se observan con mayor frecuencia.

Clasificadas como lesiones traumáticas, coinciden igualmente con una alta prevalencia, en los estudios realizados por Benevides dos Santos (4) y Arendorf (20). En cambio, en el estudio realizado por Kleiman en EEUU (3), su prevalencia es muy baja (0,09%).

Dentro de la categoría de lesiones traumáticas, podemos englobar múltiples entidades que pueden ser tenidas en cuenta o no por los diferentes autores a la hora de realizar su estudio. Así lo vemos en el trabajo realizado por Bessa y col (10), que han considerado únicamente las lesiones por mordedura.

En lo que se refiere a la edad, sí existe asociación con la ocurrencia de todas las lesiones traumáticas encontrándose una disminución de la prevalencia conforme la edad aumentaba. Al eliminar el agente causal de una úlcera traumática la úlcera cura rápidamente en pocos días, revelando con claridad su origen traumático y por tanto su diagnóstico.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

Tras la revisión exhaustiva realizada de la forma más objetiva posible del estado actual del conocimiento de la frecuencia de aparición de las alteraciones de la mucosa de la cavidad bucal y haciendo hincapié en las de mayor interés por su frecuencia de aparición o por ser la expresión, a veces la primera, de enfermedades sistémicas, deducimos que son necesarios un mayor número de estudios. Además, la falta de uniformidad en los criterios de elaboración de los estudios epidemiológicos dificulta homogeneizar conclusiones. Por lo que estimulamos desde éstas páginas a la creación de los correspondientes protocolos para utilizar en los futuros estudios.

A lo largo del trabajo, nos hemos detenido preferentemente en los diferentes estudios epidemiológicos de las lesiones que aparecen en la edad escolar con más frecuencia, aunque no por ello debemos olvidar aquellos que quedan por debajo de dicha edad y en los recién nacidos en los que no deja de ser importante la aparición de numerosas lesiones mucosas orales (26, 27), pero éste tema sería objeto de otro estudio.

Hemos considerado únicamente las lesiones que con más frecuencia nos vamos a encontrar en la consulta dental lo que no quita que no nos encontremos otras lesiones de alta incidencia en el adulto pero poco frecuente en el niño, como es el caso del liquen plano, de las que habría que conocer las particularidades en cuanto a clínica y patrón familiar (28, 29).

A medida que los avances en las modalidades médicas de diagnóstico y tratamiento sigan incrementando las expectativas de vida en la población, aumentarán también las probabilidades de recibir en el consultorio dental pacientes con problemas médicos concomitantes. Esto sucede igualmente en la población infantil; por tanto, la responsabilidad por parte del odontólogo de saber identificar y diferenciar aquellas lesiones mucosas orales que nos delaten una enfermedad sistémica de fondo de las que frecuentemente aparecen de forma benigna cobra especial importancia a la hora de realizar el diagnóstico en el gabinete odontológico.

BIBLIOGRAFIA

1. Rioboo R. Estudio epidemiológico de las enfermedades y alteraciones buco-dentales: patrones cambiantes y tendencias. Epidemiología de las lesiones de los tejidos blandos. En: Rioboo R. Odontología preventiva y odontología comunitaria. Madrid: Ed Avances; 2002. p. 1127-54.        [ Links ]

2. Bezerra S, Costa Isabel. Oral conditions in childrens from birth to 5 years: the findings of a children’s dental program. J Clin Pediatr Dent 2000; 25: 79-81.        [ Links ]

3. Kleiman DV, Swango PA, Pndborg JJ. Epidemiology of mucosal lesions in United States schoolchildren: 1986-1987. Community Dent Oral Epidemiol. 1994; 22: 243-53.        [ Links ]

4. Benevides dos Santos PJ, Ferreira C, Ferreira de Aguilar MC, Vieria do Carmo MA. Cross-sectional study of oral mucosal conditions among a central Amazonian Indian community, Brazil. J Oral Pathol Med 2004; 33: 7-12.        [ Links ]

5. García-Pola MJ, García JM, González M. Estudio epidemológico de la patología de la mucosa oral en la población infantil de 6 años de Oviedo (España). Medicina Oral 2002; 7: 184-91.        [ Links ]

6. Flaitz C.M, Baker KA. Planteamientos terapeuticos para lesiones orales sintomáticas comunes en los niños. Dent Clin N Am 2001: 733-58.        [ Links ]

7. Gándara P, Somoza JM, García A, Gándara JM. Estomatitis aftosa recidivante. Diagnóstico y actualización terapéutica. Gaceta Dental. 2002; 130: 64-72.        [ Links ]

8. Esparza G. Aftosis oral recidivante: estudio clínico, histopatológica y de inmunofluoroscencia directa (Tesis doctoral).Madrid: Universidad Complutense; 1990.        [ Links ]

9. Crivelli MR, Aguas S, Quarrancino C, Bazerque P. Influence of the socioeconomic estatus on oral mucosa lesion prevalence in schoolchildren. Community Dent Oral Epidemiol 1988; 16: 58-60.        [ Links ]

10. Bessa CFN, Santos PBJ, Aguilar MCF, Do Carmo MAV. Prevalence of oral mucosal alterations in children from 0 to 12 years old. J Oral Pathol Med 2004; 33: 17-32.        [ Links ]

11. Kleiman DV, Swango PA, Niessen LC. Epidemiologic studies of oral mucosal conditions-methodologic issues. Community Dent Oral Epidemiol 1991; 19: 129-40.         [ Links ]

12. Ramos-Gomez F. Dental considerations for the paedriatic AIDS/HIV patient. Oral Diseases 2002; 8: 49-54.        [ Links ]

13. Cleary MA, Francia DEM, Kilpatrick NM. Oral health implications in children with inborn errors of intermediary metabolism: a review. Int J Paediatr Dent 1997; 7: 133-41.        [ Links ]

14. Diz Dios P, Vazquez E, Fernández J, Castro M, Alvarez J. Patología oral en niños infectados por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Odontol Pediátrica 1994: 12-1        [ Links ]

15. Fine DH, Tofsky N, Nelson EM, Schoen D, Barasch A. Clinical implications of the oral manifestations of HIV infection in children. Dent Clin N Am 2003; 47: 159-74.        [ Links ]

16. Bascones A, LLanes F. Medicina bucal. Ed Avances. Madrid 1996.        [ Links ]

17. Darwazeh AMG, Pillai K. Prevalence of tongue lesions in 1013 Jordanian dental outpatients. Community Dent Oral Epidemiol 1993; 21: 323-4.        [ Links ]

18. Banoczy J, Rigó O, Albrecht M. Prevalence study of tongue lesions in a Hungarian population. Community Dent Oral Epidemiol 1993; 21: 224-6.        [ Links ]

19. Bitu Sousa F y col. Pediatric oral lesions: a 15-years review from Sao Paulo, Brazil. J Clin Pediatr Dent 2002; 26: 413-18.         [ Links ]

20. Arendorf TM, Van der Ross R. Oral lesions in a black pre-school South African population. Community Dent Oral Epidemiol 1996; 24: 296-97.        [ Links ]

21. Sedano HO y col. Clinical orodental abnormalities in Mexican children. Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1989; 68: 300-11.         [ Links ]

22. Kovac-Kavcic M, Skaleric U. The prevalence of oral mucosal lesions in a population in Ljubljana, Slovenia. J Oral Pathol Med 2000; 29: 331-5.         [ Links ]

23. Grispan D. Enfermedades de la boca. Patología, clínica terapéutica de la mucosa oral. Buenos aires: Ed. Mundi S.A.C.I.F; 1976.        [ Links ]

24. Ellepola ANB, Samaranayake LP. Inhalational and topical steroids, and oral candidosis: a minireview. Oral Diseases 2001; 7: 211-6.        [ Links ]

25. Fotos PG, Hellstein JW. Candida y candidosis. Epidemiología, diagnóstico y tratamiento. Dent Clin N Am 1992: 873-88.         [ Links ]

26. Flinck A, Paludan A, Matsson L, Holm AK, Axelsson I. Oral findings in a group of newborn Swedish children. Int J Paediatr Dent 1994; 4: 67-73.         [ Links ]

27. Miegimolle M, Planells P, Barbería E. Lesiones orales en el recién nacido. Odontol Pediatr 2002; 10: 35-45.        [ Links ]

28. Saavedra M, Planells P, Echaniz R, Ortega P. Manifestaciones clínicas del liquen plano en el paciente odontopediátrico. Odontol Pediatr 1998; 6: 17-20.        [ Links ]

29. Alam F, Hamburger J. Oral mucosal lichen planus in children. Int J Paediatr Dent 2001; 11: 209-14.        [ Links ]

Creative Commons License All the contents of this journal, except where otherwise noted, is licensed under a Creative Commons Attribution License