SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.8 número3Cuidados de enfermería en la colocación y mantenimiento de tracciones de partes blandas¿Riesgo de caídas o miedo a caerse? índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Ene

versión On-line ISSN 1988-348X

Ene. vol.8 no.3 Santa Cruz de La Palma  2014

http://dx.doi.org/10.4321/S1988-348X2014000300010 

CASOS CLÍNICOS/PLAN DE CUIDADOS

 

Experiencia de una relación afectiva en el cuidado de enfermería, con base en los patrones del conocimiento de Bárbara Carper

 

 

Martha Isabel Pech González (1) y Leticia Casique Cacique (2)

(1) Licenciada en Enfermería. Estudiante de la Maestría en Ciencias de Enfermería.
(2) Doctora en Ciencias de Enfermería. Docente e Investigador de la División de Ciencias de la Salud del Campus Celaya-Salvatierra, Universidad de Guanajuato

 

 


RESUMEN

Ganarse la confianza de una persona es sumamente importante para conseguir una relación afectiva en el cuidado de enfermería, misma que se da a través de la comunicación; pues ésta va más allá, logra la transmisión de actitudes y conocer mejor a la otra persona, lo que al final da como resultado percibir a la persona de una manera total, íntegra y única. (1). La presente narración se analiza de acuerdo a los Patrones de Conocimiento de Bárbara Carper y trata acerca del afecto que se creó entre una persona de la tercera edad y enfermera en el que se percibe como ambas partes logran estar satisfechas y beneficiadas a través del cuidado humano de enfermería.

Palabras clave: Afecto; Relación afectiva; Patrones de Carper.


ABSTRACT

To gain the trust of a person is extremely important for obtaining an affective relationship in nursing care, same as given through communication; because it goes beyond, achieves the transmission of attitudes and getting to know the other person better, which ultimately results in perceiving the person in a whole, integral and unique way. (1) This narrative is analyzed according to the Knowledge Patterns of Barbara Carper and discusses the affection that was created between an elderly person and nurse in which is perceived how both parties can be satisfied and benefited through human nursing care.

Key words: Affection; affective relationship; Patterns of Carper.


 

Introducción

Se reconoce que la esencia de la enfermería es el cuidado, ya que éste, conlleva muchas acciones implícitas que el profesional de enfermería debe hacer en forma explícita en el momento de brindar un cuidado integral. Es importante resaltar que para ganar la confianza de una persona, es imprescindible establecer una comunicación efectiva que se base en una relación afectiva, en la que afloren sentimientos tanto de la persona que es cuidada como los de la enfermera.

Se considera que la comunicación es la clave para lograr buenas relaciones afectivas, ya que la comunicación va más allá de lo que se entiende comúnmente como el intercambio de ideas y experiencias, pues a través de ella se logran transmitir sentimientos, actitudes y conocerse mejor, lo que da como resultado el ver a la persona de una manera total, íntegra y única. (1)

 

Experiencia de relación afectiva

En esta experiencia, se narra sobre el afecto como sentimiento, donde se crea una relación afectiva entre una persona de la tercera edad y la enfermera, que de acuerdo a los Patrones de Conocimiento de Bárbara Carper, se identifica la importancia de dicha relación afectiva.

Esta experiencia que se narrará a continuación se suscitó al realizar las prácticas de cuidado al adulto mayor. El primer día solo se observó a los pacientes para valorar sus características, su entorno, la forma de relacionarse unos con otros, y así generar un clima de empatía para que los pacientes aceptaran nuestro cuidado enfermero.

Al adulto que se le brindó cuidados fue a Quetita (nombre que se usará para mantener el anonimato de la persona), una mujer de 89 años, que desde hace cinco años vive en un asilo con un diagnóstico médico de Alzhaimer, artritis y que consumía ambroxol para su catarro crónico.

El primer día, apenas se logró intercambiar algunas ideas con Quetita, pues todo lo olvidaba de un momento a otro.

A partir del segundo día de prácticas la dejaron totalmente a mi cargo, ella era una persona tímida e introvertida, no se relacionaba con sus compañeras de cuarto, porque de acuerdo a la información que se logró, Quetita provenía de una clase alta y no acostumbraba relacionarse con cualquier persona. Su familia ya no iba a visitarla y por parte del asilo, no le proporcionaban lo necesario para mantener una buena higiene y arreglo personal como estaba acostumbrada.

Se identificó un sentimiento de coraje, pero a la vez de impulso por hacer mucho por Quetita, pues a toda persona se le debe dar el mejor trato posible, porque según mis abuelos decían si Dios permite, un día todos llegaremos a ser "viejitos" y vamos a querer ser tratados con amor, afecto y respeto.

Así que a pesar de la indiferencia de las personas cuidadoras del asilo, me interesé mucho por Quetita, me preocupaba que ella volviera a sentirse bien, respetada y sobre todo amada, que supiera que aun cuando sus hijos ya no la visitaban, la estaba procurando.

Al principio, fue un poco frustrante, por no saber cómo debía ser el cuidado que necesitaba debido a las enfermedades que padecía. Sin embargo, el apoyo que le proporcioné para que satisficiera sus necesidades fisiológicas; me ayudó a comprender la importancia del afecto que debíamos compartir.

El que Quetita tuviera Alzheimer, fue un factor estresante al inicio de nuestra relación enfermera-paciente; porque en el cuidado cotidiano entre los pacientes, la enfermera asume un rol educador importante para los pacientes y que el paciente la reconoce como tal; sin embargo, en el caso de Quetita la relación se tornaba diferente, pues no me recordaba de un día para otro, así que todos los días ella debía de conocer a una nueva persona y ésta debía lograr ganarse su confianza.

Cada día al ganarme su confianza, se establecía con mayor firmeza el afecto entre ambas, pues me contaba sus experiencias personales, errores, amores, su vida en si. No podía decirle que éstas situaciones ya las habíamos comentado el día anterior, pues por su padecimiento no lo recordaba, sin embargo, a través de mi paciencia, respeto y tolerancia, se demostraba mi afecto; y el de ella, por medio de su confianza y entusiasmo de contarme sus anécdotas. Al revisar la bibliografía comprendí lo importante que es escuchar a estas personas, porque igual, la escuchaba con atención, la consolaba, reíamos y pude percibir que en ella se aumentaba su seguridad y que cada día se sentía mejor.

Para Quetita era muy importante su arreglo personal, y por esto me dediqué al cuidado de su vestido, de su cabello, en general, de su arreglo e higiene personal; estas actividades favorecieron para que aumentara su autoestima y esto se reflejaba porque Quetita ya comenzaba a platicar con sus compañeras, e incluso les daba ánimo de continuar en esta vida.

Sin embargo, algo que me impresionaba profundamente es que me decía que en poco tiempo iba a morir, que estaba viviendo su último día, amando y ayudando a sus compañeras, que estaba experimentando mucho afecto y comprensión hacia ellas, pues era un momento importante para Quetita.

Sé que aún vive y que probablemente no me recuerde; pero en el tiempo que estuve a su cuidado, logramos entablar una relación de afecto que la benefició como paciente y me benefició como personal de enfermería; al proporcionarle mi cuidado de una forma sincera y comprensiva; me enseñó y aprendí de ella; que se tiene que fomentar la empatía y el afecto a todos los pacientes sin discriminarlos por edad, género, apariencia, diagnóstico médico o cualquier situación particular en que vive y más, que cada día el cuidado de enfermería debe ser innovador, científico y sobre todo muy pero muy humano.

Logré comprobar e identificar a través de esta experiencia la importancia del afecto y el impacto de este dentro de la relación enfermera-paciente.

 

Análisis del concepto

En el cuidado de enfermería en esta paciente, se logró identificar la importancia del afecto, pues es sumamente importante resaltar que el ser humano es esencialmente un ser afectivo y espiritual. Diversos autores hablan sobre esto, por ejemplo Cristiane, dice que el cuidado afectivo está presente en las actitudes de los profesionales de la salud en varios tipos de sentimientos; pues los profesionales de enfermería vienen constituyendo una profesión humanística, en el cuidado del ser humano con un toque afectivo. (2)

Según Winnicott, el afecto tiene una dimensión vincular. Por lo que el afecto no es individual, sino que entra en el ámbito de las comunicaciones afectivas de al menos dos personas. Desde un punto de vista interaccional y vincular, es en donde los afectos se generan en relación a otro, o si se quiere dentro de una relación. (3)

Ruiz, menciona que la competencia técnica por sí sola no humaniza al otro ni nos hace más humanos a nosotros, sus poseedores. A las personas nos humaniza el afecto dado y recibido, la emoción, la calidez del trato, la ternura, el respeto con discreción, el servicio diligente. (4)

Además como bien tiene establecido Maslow dentro de su pirámide, menciona que existen necesidades de afecto y pertenencia, las cuales son entendidas como las necesidades de estima y aceptación, de ser queridos por otros y pertenecer a un grupo; este autor las considera fundamentales para llegar a que la persona se sienta autorrealizada. (5)

Por último, para comprender este concepto, Rocha, menciona que la afectividad está del lado de la racionalidad en el cuidado y de la relación interpersonal. (6) Esto, nos orienta a ser consientes al proporcionar o no, esta cualidad como profesionales, que de ante mano, es beneficioso para ambas partes. (Tabla 1)

 

 

Conclusiones

Se concluye que el afecto que el personal de enfermería puede tener y proporcionar a las personas a su cuidado, es de suma importancia, así como trascendental para su mejoría, pues de esto puede depender los aspectos sentimentales y necesidades de afecto de la persona que muchas veces no logra expresar; siendo responsabilidad de ambas partes el lograr la relación afectiva con reciprocidad para que el personal de enfermería brinde cuidados de calidad.

También, cabe señalar que el afecto, contribuye a identificar a la persona que necesita ayuda, de una manera integral. Además que facilita la relación enfermera-paciente, pues al término del cuidado que proporciona el personal de enfermería, tanto el paciente como la enfermera se verán beneficiadas y a su vez satisfechas de esa relación que se dio en el transcurso del cuidado.

 

Bibliografía

1. Borja PG. Educación para la vida, comunicación y relaciones interpersonales. SEP-INEA. México; 2001.         [ Links ]

2. Cristiane do NK, Lorenzini EA. Comprender las dimensiones de los cuidados intensivos: la teoría del cuidado transpersonal y complejo. Rev Latino-am Enfermagem 2009 março-abril; 17(2).         [ Links ]

3. Lerner H. afectos, afecciones y afectaciones. Psicoanálisis APdeBA - Vol. XX - No 3 - 1998.         [ Links ]

4. Cánovas TM. La relación de ayuda en enfermería, una lectura antropológica sobre la competencia relacional en el ejercicio de la profesión. Murcia; 2008 (Tesis doctoral).         [ Links ]

5. Womble D. introducción a la enfermería de la salud mental. 2a ed. Edit. Lippincott Williams & Wilkinns: Philadelphia; 2011.         [ Links ]

6. Rocha OT. Faria SS. La comunicación enfermera-cliente en el cuidado en las unidades de urgencias 24h: una interpretación en Travelbee. Rev. Enfria global. 2013 abril; (30).         [ Links ]

7. García LA, Rodriguez RJ. Factores personales en la relación terapéutica. Rev de la Asociación Española De Neuropsiquiatría, Vol. XXV, no 96, Octubre/Diciembre 2005 http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1132-12962008000300006&script=sci_arttext&tlng=en.         [ Links ]

8. Alcaraz, R. C. (2008): Acerca de la calidad científica de la revista y el control de la endogamia en RICYDE, Revista Internacional de Ciencias Del Deporte. doi:10.5232/ricyde. Retrieved from http://www.cafyd.com/REVISTA/ojs/index.php/ricyde/article/view/100.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons