SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.16 número4Ética en la educación médica índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


FEM: Revista de la Fundación Educación Médica

versión On-line ISSN 2014-9840versión impresa ISSN 2014-9832

FEM (Ed. impresa) vol.16 no.4 Barcelona dic. 2013

http://dx.doi.org/10.4321/S2014-98322013000600001 

EDITORIAL

 

Declaración de Edimburgo, ¡25 años!

The Edinburgh Declaration, 25 years on!

 

 

Arcadi Gual, Jesús Millán Núñez-Cortés, Jordi Palés-Argullós y Albert Oriol-Bosch

Dirección para correspondencia

 

 

En agosto de 1988, la Federación Mundial de Educación Médica (WFME) organizó en Edimburgo una Conferencia Mundial sobre Educación Médica bajo la atenta tutela del entonces presidente de la WFME, el profesor Henry Walton. Dicha reunión, en la que participaron numerosos expertos del área de conocimiento de la educación médica, terminó aprobando un documento que, 25 años después, sigue siendo un referente en la educación médica, la 'Declaración de Edimburgo' [1,2].

Esa conferencia mundial culminó un proceso de reuniones regionales en las que se movilizó un sinnúmero de expertos con el fin de redefinir los retos que debía plantearse la educación médica para situarse a la altura de los tiempos.

Entre otras mejoras que las facultades de medicina podían y debían llevar a cabo, el documento identificaba las siguientes:

- Incorporar recursos comunitarios en los programas de formación más allá de los hospitalarios.

- Asegurar que los contenidos curriculares reflejen las prioridades nacionales de salud.

- Promover la continuidad del aprendizaje a lo largo de la vida introduciendo metodología de aprendizaje activo y sistemas tutoriales que fomenten el aprendizaje autodirigido.

- Alinear el currículo y los sistemas de evaluación para lograr la competencia profesional.

- Formar docentes como educadores y no solamente como expertos en contenidos y reconocer tanto la docencia como la investigación y el servicio o gestión.

- Incorporar la formación en prevención de la enfermedad y promoción de la salud.

- Integrar la clínica a la formación básica incorporando el aprendizaje en base a problemas y los entornos comunitarios.

- Seleccionar los candidatos por sus cualidades personales más allá de capacidades intelectuales o logros académicos.

Para conseguir estos objetivos se reconocía e instaba la necesidad de involucrar a las administraciones, tanto sanitarias como educativas, para que establecieran políticas y tomaran las decisiones adecuadas. Pero el acento no recaía sólo en las administraciones, sino que también se reclamaba la implicación de las asociaciones profesionales y de las organizaciones empleadoras y proveedoras de servicios de la salud, para que aportaran su necesaria contribución con el fin de alcanzar los objetivos deseables.

El mismo año de la 'Declaración de Edimburgo' se firmó otro documento de referencia, la denominada 'Iniciativa de Lisboa' [3]. A instancias de la Organización Mundial de la Salud se reunieron en esta capital europea los ministros de Educación y de Sanidad y otros delegados de 25 países europeos, entre ellos España. La 'Iniciativa de Lisboa' hacía suyos los principios de la 'Declaración de Edimburgo' y proponía la realización de programas de cooperación internacional al objeto de reorientar la educación médica.

Transcurrido un cuarto de siglo es fácil comprobar cómo la conferencia de Edimburgo abrió un sendero conceptual que había de facilitar a las facultades de medicina la adaptación a un futuro que en Europa se conocería abreviadamente como 'plan de Bolonia' (1999), esto es, aquellos procesos de cambio necesarios para adaptarse al Espacio Europeo de Educación Superior.

Sin embargo, 25 años después, el análisis de la repercusión de la 'Declaración de Edimburgo' en nuestro sistema de formación de los médicos en particular, y de los profesionales de las ciencias de la salud en general, muestra que en el mejor de los casos sólo hemos recorrido una pequeña parte del camino [4,5]. Nuestro sistema educativo, y en concreto el segmento de formación bajo la responsabilidad de la universidad, ha dejado de nuevo pasar la oportunidad de realizar cambios reales limitándose a cambios cosméticos. Nos hemos preocupado más de hacer muchas cosas que de hacer las cosas bien. Numerosas y repetidas voces han alertado durante estos 25 años que el camino se transitaba con lentitud, cuando no en dirección errónea. Poco después de la 'Declaración de Edimburgo', Gallego [6] analizaba en el contexto internacional la situación de la educación médica en España y prevenía de los cambios necesarios que no se estaban produciendo. Recientemente, la Fundación Educación Medica (FEM), en la publicación Aprender a ser médico: responsabilidad social compartida [7], ha insistido en la necesidad de que las instituciones implicadas y responsables de la formación de los médicos debatan sobre los cambios que la ciudadanía reclama; en este sentido, la FEM proponía, para cada uno de los agentes implicados, una serie de acciones que podrían ser un plagio de la 'Declaración de Edimburgo'. Sorprende y llena de preocupación una sordera tan profunda a tantas llamadas de atención.

 

Bibliografía

1. World Federation for Medical Education. The Edinburgh Declaration. Med Educ 1988; 22: 481-2.         [ Links ]

2. Walton HL. Proceedings of the World Summit on Medical Education. Med Educ 1993; 28 (Suppl 1): 140-9.         [ Links ]

3. World Health Organization. Ministerial consultation for medical education in Europe. The Lisbon Initiative; 1998. Med Educ 1989; 23: 206-8.         [ Links ]

4. Oriol-Bosch A, Pardell H. La formación de los profesionales médicos en la profesión médica: los retos del futuro. In Oriol-Bosch A, Pardell H, eds. La profesión médica, los retos del milenio. Monografías Humanitas 2004; vol. 7. p. 69-84.         [ Links ]

5. Palés J, Rodríguez de Castro F. Retos de la formación médica de grado. Educ Med 2006; 9: 159-72.         [ Links ]

6. Gallego A. La reforma de la educación médica en España (discurso de inauguración). Madrid: Real Academia Nacional de Medicina de España; 1991.         [ Links ]

7. Gual A. Aprender a ser médico: responsabilidad social compartida. Barcelona: Fundación Educación Médica; 2012.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Fundación Educación Médica
Departamento de Ciencias Fisiológicas I
Facultad de Medicina
Universitat de Barcelona
Casanova, 143. E-08036 Barcelona
E-mail: agual@fundacioneducacionmedica.cat

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons