SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.22 número2Elaboración de videos didácticos: un espacio para el aprendizaje activo índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


FEM: Revista de la Fundación Educación Médica

versión On-line ISSN 2014-9840versión impresa ISSN 2014-9832

FEM (Ed. impresa) vol.22 no.2 Barcelona abr. 2019

 

IN MEMORIAM

Albert Oriol Bosch (1934-2019)

Charles Boelen1 

1Consultor internacional. Excoordinador del programa de la Organización Mundial de la Salud (oficina de Ginebra) de recursos humanos para la salud

Los primeros días de abril nos ha traído la triste noticia del fallecimiento del Dr. Albert Oriol Bosch a los 84 años de edad. Albert Oriol, presidente de honor de la Fundación Educación Médica y de las Ciencias de la Salud, editora de esta revista, ha sido un referente de la educación médica tanto en el ámbito nacional como internacional. Muchos son los amigos y discípulos que podrían haber escrito unas palabras en su memoria. Sin embargo, desde el primer momento en que conoció la noticia, uno de sus grandes amigos, el profesor Charles Boelen, se ofreció para escribir este testimonio de afecto y recuerdo. En este breve escrito, que ofrecemos en castellano y en su versión original en inglés, se refleja en muy pocas palabras cómo era Albert como persona y como profesional, y su importante contribución a la educación médica. Descanse en paz.

Jordi Palés

Director deFEM

Cualquier persona implicada en la educación médica internacional puede haberse cruzado en el camino de Albert y haberlo reconocido como una persona con una fuerte personalidad y sólidas opiniones, que respetaba siempre el pensamiento de los demás. A primera vista, quedé impresionado por su apariencia física de emperador romano y su voz estentórea, pero sobre todo por la fuerza de sus convicciones y la argumentación bien construida para hacer entender claramente sus puntos.

A lo largo de su carrera profesional como decano de una facultad de medicina, presidente de una organización internacional (AMEE), fundador de una institución de investigación, asesor principal en salud de las autoridades políticas y anfitrión de reuniones científicas internacionales, ha sido un innovador, un reformista, un visionario. Nada era para él más importante que poner énfasis en la mejora de la calidad y el rendimiento de las instituciones, los programas y los profesionales de la salud.

Su destacada contribución a la educación y la práctica médicas se debe a su sagaz comprensión de la relación imperativa entre los sistemas de salud y las instituciones académicas. El logro de mejores resultados de salud e impacto en el bienestar de las personas guió constantemente su trabajo, como maestro, investigador o administrador, en sus diversas capacidades de liderazgo institucional. Le encantaba interactuar y discutir mientras estaba involucrado en proyectos de implementación concretos, pero nunca perdió de vista a dónde deberían conducir en última instancia: a una mejor salud para todos.

Su combinación única de habilidad intelectual para captar los desafíos en cuanto a políticas sanitarias y las estrategias para hacer el mejor uso de los recursos laborales de salud lo convirtió en un valioso asesor. También fue un socio fiel, siempre apoyando con coraje, a veces con vientos en contra, ideas innovadoras que pensó que eran relevantes para el bien común. En mi larga carrera internacional en la Organización Mundial de la Salud, consideré a Albert como un colega experimentado, un amigo y un confidente. En su iniciativa personal, tradujo al castellano dos documentos clave de la organización: ‘Definiendo y midiendo la responsabilidad social de las facultades de medicina' y ‘Hacia la unidad para la salud', contribuyendo significativamente a las iniciativas internacionales en educación médica y gestión de instituciones sanitarias. Con motivo de una conferencia internacional en Montreal en el año 2002, declaré en público, y en su presencia, que si la Organización Mundial de la Salud pudiera contar con diez personalidades con la misma altura de Albert, la transformación de la educación médica internacional sería mucho más fácil.

Albert nos animó a observar la línea del horizonte para mejorar el impacto de la salud en la sociedad más allá de nuestro interés personal. Por eso permanecerá siempre en nuestro recuerdo.

Creative Commons License Este es un articulo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons