SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número2Neuronews Universal: el periódico online creado por estudiantes de la asignatura de neuropatología índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


FEM: Revista de la Fundación Educación Médica

versión On-line ISSN 2014-9840versión impresa ISSN 2014-9832

FEM (Ed. impresa) vol.23 no.2 Barcelona abr. 2020  Epub 04-Mayo-2020

 

Editorial

Una nueva época para la educación médica después de la COVID-19

Manuel João Costa1  , Marco Carvalho-Filho2 

1Life and Health Sciences Research Institute; School of Health Sciences; Universidade do Minho; Braga, Portugal.

2Center for Education Development and Research in Health Professions, CEDARS; University Medical Center Groningen; Groningen, Países Bajos.

'Las decisiones que las personas y los gobiernos tomen en las próximas semanas probablemente conformarán un mundo diferente en los próximos años' (Yuval Noah Harari).

La educación médica no es inmune a las angustias que producen los cambios contemporáneos abruptos en nuestro mundo, como la pandemia COVID-19. Inesperadamente, y con muy poca antelación, las personas ya no pueden enseñar o aprender junto a otras personas. El impacto en el corazón de los procesos educativos de las profesiones sanitarias no tiene precedentes.

De repente, el status quo de la educación médica de grado o posgrado se ha puesto en cuestión, tal vez para bien. Las preocupaciones clave de ayer, como la necesidad de mejorar el aprendizaje junto a la cama del paciente o de mejorar la experiencia de los estudiantes en el entorno clínico, en el lugar de trabajo clínico, tienen un significado diferente. Mientras que en algunos países los estudiantes han dejado de seguir la labor de los docentes clínicos, dejándolos de observar cuando atienden a los pacientes dentro de equipos multidisciplinarios en los entornos clínicos, en otros se ha invitado a los estudiantes de medicina de cursos superiores a colaborar en primera línea. '¡Quédate en casa!', si eres ciudadano; 'mantente seguro', si eres profesional de la salud. ¿Cómo puede la educación médica garantizar ahora que los estudiantes se conviertan en profesionales de la salud competentes?

La respuesta inmediata ha sido estimular las experiencias de aprendizaje a distancia de los estudiantes de medicina y ciencias de la salud. Rápidamente, la enseñanza en línea ha aumentado de manera considerable, prácticamente en todas las universidades con las condiciones tecnológicas para hacerlo. La educación a distancia funciona cuando se trata de enseñar y evaluar las dimensiones de la medicina no relacionadas con el contacto humano, como el conocimiento científico o los algoritmos del razonamiento clínico. La educación a distancia ya estaba, afortunadamente, bien desarrollada para este aprendizaje académico.

Sin embargo, en contraposición a lo anterior, la educación a distancia sigue siendo rudimentaria para apoyar el aprendizaje profesional holístico. Con la suspensión de las prácticas clínicas en las facultades, los educadores médicos deben ser creativos para ofrecer alternativas significativas. Aunque los pacientes virtuales no están disponibles universalmente y la enseñanza de procedimientos prácticos en línea aún no es factible, los profesores clínicos pueden aprovechar los cambios que se están produciendo en la atención médica para adaptarse a las crisis de la COVID-19. Por ejemplo, las consultas virtuales se consideraron un tabú durante mucho tiempo, pero ahora, la mayoría de las consultas electivas se están desplazando hacia un entorno en línea e implicar a los estudiantes en estas actividades se ha convertido en un desafío, pero no es imposible. Esta crisis también es una oportunidad para apoyar el desarrollo de la identidad profesional de los estudiantes de medicina y ciencias de la salud, una oportunidad para discutir con los estudiantes el contrato social de la medicina y la responsabilidad que se deriva de él. Estas discusiones pueden tener lugar en línea en pequeños grupos y los docentes clínicos pueden hacer explícitos los valores que alimentan el coraje moral de los médicos para ser los primeros en responder y sentirse cómodos en la primera línea. Simultáneamente, los mismos docentes clínicos pueden definir lo que los médicos deben esperar de la sociedad a cambio: condiciones laborales adecuadas en el contexto de un sistema de salud equitativo. Las crisis también son oportunidades para definir nuestras prioridades y centrarnos en ellas.

Además, la COVID-19 puede determinar una falta de disponibilidad de los médicos para enseñar como consecuencia de la intensa carga de trabajo clínico generada por la enfermedad. Es posible que no estemos equipados con las herramientas para responder de forma efectiva. Por ello, es importante planificar para que tales impactos se puedan minimizar en el futuro. Los desarrollos deben facilitar la interacción efectiva de los estudiantes con sus compañeros, pacientes, profesionales de la salud, dentro de los entornos de la atención médica. Algunos recursos clave están a nuestra disposición para hacerlo. Las aplicaciones multimedia que incluyen videos ya se utilizan ampliamente para apoyar el desarrollo de habilidades clínicas. Los estudiantes se sienten cómodos con las soluciones basadas en la tecnología para apoyar el aprendizaje y la evaluación, y con las herramientas de comunicación entre pares. Las circunstancias pandémicas han empujado a los profesores a adquirir habilidades en el uso de recursos en línea para enseñar y conocer a los estudiantes, como nunca antes. Ahora nos faltan pacientes y el entorno de atención profesional. Es necesario un gran trabajo para garantizar la privacidad de los participantes, el cumplimiento de las normas de protección de datos, la calidad, la inclusión y la equidad, el apoyo a estudiantes y profesores, entre otros temas clave. Se pueden resolver de modo efectivo mediante la cooperación intra e interinstitucional, preferentemente a escala internacional.

La emergencia de la COVID-19 eventualmente terminará. Para entonces, todo el concepto y el sistema de la educación médica se habrá reinventado, después de haber servido como un experimento in vivo. De momento, está claro que las universidades y las instituciones sanitarias necesitan colaborar y potenciar nuevas formas de experiencias de educación profesional a distancia. La COVID-19 habrá hecho que todos seamos más conscientes y que nos interesemos en participar en este proceso.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons