SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.17 número2Josep Carreras Barnés (1943-2014) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


FEM: Revista de la Fundación Educación Médica

versión On-line ISSN 2014-9840versión impresa ISSN 2014-9832

FEM (Ed. impresa) vol.17 no.2 Barcelona jun. 2014

http://dx.doi.org/10.4321/S2014-98322014000200001 

EDITORIAL

 

El reto educativo de El buen quehacer del médico

The educational challenge of The Good Physician housework

 

 

Albert Oriol-Bosch, Arcadi Gual

Dirección para correspondencia

 

 

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España (CGCOM) ha hecho público en el mes de marzo de este año 2014 el documento titulado El buen quehacer del médico (accesible en www.fundacioneducaciónmedica.org). El documento fue redactado por un reducido número de expertos que contaron con el apoyo crítico de otros 35 profesionales y de la Fundación Educación Médica (FEM), que dio su apoyo para el desarrollo de la idea, su maduración, redacción y revisión del documento, consenso y adopción final por la profesión médica en el seno del CGCOM. La FEM agradece a esta institución que haya sido el motor imprescindible para llevar a buen puerto esta tarea.

En palabras del Dr. Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial, este documento, 'entendido como una pauta de la buena práctica médica, relata la conducta y actitud a seguir por el médico y por tanto debe ser de utilidad no sólo para los profesionales, sino muy directamente para las organizaciones profesionales y para las instituciones responsables de la formación de los médicos'. No es de extrañar pues que la FEM tome este documento, ahora propiedad de la profesión médica, para llevarlo a la comunidad educativa con el fin de que ésta lo incorpore a su propio acervo y le sirva de guía para su buen quehacer educativo. Porque el vigente mandato de Bolonia a orientar el proceso educativo a la consecución de las competencias predefinidas exige los cambios de metodología evaluativa pertinentes y necesarios para conocer el alcance de los logros previstos. Y la medida del nivel competencial alcanzado, es decir, de su aplicación a la práctica profesional, precisa concreciones. El buen quehacer del médico ofrece los marcos conceptuales que se requieren para desarrollar los nuevos procedimientos evaluativos imprescindibles.

Los ocho ámbitos (profesionalismo, relación médico-paciente, competencia profesional, comunicación y colaboración, relaciones intra e interprofesionales y trabajo en equipo, seguridad y calidad, relación práctica profesional-aprendizaje, y organizaciones sanitarias y sistemas de salud) en que se estructura el documento muestran que la arquitectura actual de los dos primeros ciclos educativos (el grado y la formación especializada) no es en absoluto coincidente.

El análisis que se hace del buen quehacer del médico trata básicamente de elementos operativos que corresponden a lo que en argot educativo se denominan 'competencias transversales'. Desgraciadamente, estas competencias no tienen, hoy por hoy, quien se responsabilice de ellas ni quien las evalúe en nuestras instituciones docentes. Siendo responsabilidad de todos no lo son, en realidad, de nadie. Al respecto, se ha puesto de manifiesto que cuando aparecen problemas en la práctica clínica, están en juego las competencias genéricas o transversales [1]. De mayor interés resulta el trabajo de Meng [2], que muestra que el éxito en el mercado laboral está más determinado por las competencias genéricas que por las específicas; en consecuencia, es un deber inexcusable potenciar, en los tres periodos de formación de los médicos, el desarrollo y aprendizaje de estas competencias huérfanas: las competencias transversales.

Los ocho ámbitos que desarrolla El buen quehacer del médico no son tan subsidiarios de un proceso educativo formal -con una organización de contenidos, una didáctica específica y una distribución curricular- como del entorno en que el proceso educativo se lleva a cabo. El clima educativo que transpiren las facultades de medicina y el clima de trabajo de las organizaciones asistenciales, hospital o centro de asistencia primaria, son probablemente los mejores recursos disponibles para inculcar -o desarraigar para siempre- las actitudes adecuadas para el buen quehacer del médico. Afortunadamente disponemos de recursos probados para valorar el clima educativo tanto en las facultades [3] como en las instituciones sanitarias [4]. Sin embargo, el clima educativo no es una cuestión que, hoy por hoy, preocupe a los responsables de las respectivas instituciones.

Poner de relieve que el proceso educativo debe conducir a la obtención de un producto capaz de actuar de acuerdo a lo prescrito en El buen quehacer del médico ayudará a que los responsables institucionales se interesen por el clima educativo y de trabajo en sus organizaciones y facilitará que las decisiones de estos responsables conduzcan al logro de los objetivos deseados. Conocer la situación real del clima institucional y los progresos en sus respectivas instituciones es, como se ha señalado, posible mediante instrumentos tan disponibles y validados como ignorados hasta el momento actual.

El reto que este documento plantea a las instituciones educativas es la necesidad de abandonar la confortable territorialidad de la propia materia o especialidad para asumir conjuntamente los retos que afectan al ámbito común donde es imprescindible corresponsabilizarse con todos los demás.

 

Bibliografía

1. Van der Vleuten CP, Schuwirth LW, Scheele F, Driessen EW, Hodges B. The assessment of professional competence: building blocks for theory development. Best Pract Res Clin Obstet Gynaecol 2010; 24: 703-19.         [ Links ]

2. Meng C. Discipline-specific or academic?; acquisition, role and value of higher education competencies. ROA Dissertation Series no. 8. Maastricht: Research Centre for Education and the Labour Market; 2006.         [ Links ]

3. Genn JM. Curriculum, environment, climate, quality and change in medical education -a unifying perspective. AMEE Medical Education Guide no. 23. Med Teach 2001; 23: 445-54.         [ Links ]

4. Roff S, McAleer S, Skinner A. Development and validation of an instrument to measure the postgraduate clinical learning and teaching educational environment for hospital-based junior doctors in the UK. Med Teach 2005; 27: 326-31.         [ Links ]

 

 

Dirección para correspondencia:
Fundación Educación Médica.
Departamento de Ciencias Fisiológicas I.
Facultad de Medicina. Universitat de Barcelona.
Casanova, 143.
E-08036 Barcelona.
E-mail: agual@fundacioneducacionmedica.cat

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons